Páginas vistas en total

sábado, 22 de octubre de 2016

LA CIENCIA EN LA ÉPOCA DE CERVANTES

La ciencia en la época de Cervantes

Departamento de Física y Química
417-frase-ninguna-ciencia-en-cuanto-a-ciencia-engana-el-engano-esta-en-quien-no-lamiguel-de-cervantes
El caballero andante […] ha de ser astrólogo, para conocer por las estrellas cuántas horas son pasadas de la noche y en qué parte y en qué clima del mundo se halla; ha de saber las matemáticas, porque a cada paso se le ofrecerá tener necesidad dellas.
Don Quijote (II, 18)
Se denomina habitualmente Revolución Científica al periodo comprendido entre 1500 y 1700, época en la cual se establecen los fundamentos de la ciencia moderna. Cervantes pertenece a una parte de este periodo y, quizás, pudo influir en sus escritos.
Los elementos centrales de la Revolución Científica son:
  • El abandono del sistema geocéntrico ( la Tierra ocupaba el centro del Universo) por el método heliocéntrico detallado por Nicolás Copérnico (los planetas se mueven entorno al Sol)
  • Abandono de la teoría aristotélica (la materia era discontinua) por el atomismo (filosofía mecánica de la materia)
  • Sustitución de las ideas de Galeno (sistema venoso y arterial) por las de Harvey (la sangre circula de las arterias a las venas impulsada en círculo y en constante movimiento).
Las consecuencias de la Revolución Científica, cuyos máximos representantes fueron Galileo y Newton, son:
  • Introducción de lo que hoy llamamos “Método Científico”  que consiste en la interpretación sistemática y matemática de experimentos y hechos científicos.
  • La deducción cede paso a la inducción. (Galileo la practica y Bacon la justifica teóricamente)
  • Cada rama de la ciencia se independiza de las otras, aunque aproveche sus avances.
  • Autonomía de la ciencia frente a cualquier autoridad.
No obstante, muchas de las figuras importantes de la Revolución Científica compartirían el respeto por el aprendizaje antiguo.
En España, durante el reinado de Felipe II se desarrollaron importantes actividades científicas, como la expedición  científica a las Indias, el  laboratorio químico y botica en El Escorial y colecciones zoológicas en Aranjuez. También debemos mencionar la literatura científica de la época con numerosos manuales de navegación, obras de geografía y otros textos clásicos que Cervantes incluyó en su obra.

CIENTÍFICOS CONTEMPORÁNEOS DE CERVANTES

Citaremos algunos científicos contemporáneos a Cervantes:
200px-Nikolaus_Kopernikus
Nicolaus Copernicus [imagen: wikipedia]
Nicolás Copérnico (1473-1543) publicó Sobre el movimiento de las esferas celestiales en 1543, que propuso la teoría heliocéntrica de la cosmología.

(c) University College London Hospitals ; Supplied by The Public Catalogue Foundation
(c) University College London Hospitals ; Supplied by The Public Catalogue Foundation
Andreas Vesalius (1514-1564) publicó De Humani Corporis Fabrica (De la estructura del cuerpo humano) (1543), que desacreditaba las opiniones de Galeno. Encontró que la circulación de la sangre provenía del bombeo del corazón. También montó el primer esqueleto humano cortando cadáveres abiertos.


viete_francois

Franciscus Vieta (1540-1603) publicó In artem Analyticem Isagoge (1591), que dio la primera notación simbólica de los parámetros en el álgebra literal.

220px-William_Gilbert
William Gilbert (1544-1603) publicó Sobre el imán y los cuerpos magnéticos y sobre el gran imán la Tierra en 1600, que sentó las bases de una teoría del magnetismo y la electricidad.


Tycho_Brahe

Tycho Brahe (1546-1601) hizo extensas y precisas observaciones a ojo de los planetas en el siglo XVI. Éstas se convirtieron en los datos básicos para los estudios de Kepler.


Francis_Bacon,_Viscount_St_Alban_from_NPG_(2)Sir Francis Bacon (1561-1626) publicó Novum Organum en 1620, que detallaba un nuevo sistema de lógica basado en el proceso de reducción, y que Bacon proponía como una mejora sobre el proceso filosófico de Aristóteles del silogismo. Esto contribuyó al desarrollo de lo que se conoce como el método científico.


Johannes Kepler Kopie eines verlorengegangenen Originals von 1610
Johannes Kepler
Kopie eines verlorengegangenen Originals von 1610
Johannes Kepler (1571-1630) con ayuda de los cálculos de Tycho Brahe enunció las leyes que describen el movimiento de los astros: leyes de Kepler.



galileo_420Galileo Galilei(1564-1642) mejoró el telescopio, con el que hizo varios descubrimientos astronómicos importantes, incluyendo las cuatro mayores lunas de Júpiter, las fases de Venus y los anillos.




El termómetro de Galileo

Artículo de Ana Subías
termometre-galileu-2
El físico Galileo Galilei (1564-1642) descubrió que la densidad de los líquidos, como el cambio de la temperatura varía y en estos principios se basó  para diseñar el termoscopio que sirve para medir la temperatura con una precisión relativamente buena.

Funcionamiento y aspecto del Termómetro de Galileo          





El físico Galileo Galilei (1564-1642) descubrió que la densidad de los líquidos, como el cambio de la temperatura varía y en esto principios se baso y diseño el termoscopio  para medir la temperatura con una precisión relativamente buena.
Como es y como funciona el Termómetro de Galileo.
Consiste en un tubo de vidrio cerrado por ambos lados, lleno de agua y en su interior contiene unas esferas sumergidas una debajo de la otra pero con diferente cantidad de líquido y aire por lo cual tienen diferentes densidades.
Cada esfera tiene un plaquita donde esta grabada la temperatura.
Cuando la temperatura se eleva, el líquido en el tubo de vidrio se vuelve menos denso, provocando que las esferas de vidrio se hundan una por una
En conclusión, al aumentar la temperatura, las esferas que están en la parte superior van cayendo hacia la parte inferior y al disminuir la temperatura, las esferas que están en la parte inferior van subiendo hacia la parte superior. La temperatura  es la indicada por la esfera que flota a menor altura dentro del grupo superior.
El Termómetro  de Galileo es un regalo único, hermoso y practico, es una manera muy atractiva de leer la temperatura.




 Medios de transporte en los siglos XVI y XVII

Artículo de Andrés Monge
agujetas2
En el siglo XVI se inicia el establecimiento del servicio de postas que une los lugares donde reside la Corte española con las principales ciudades de Europa: Roma, Viena, París, etc. Poco después, este servicio de postas se extiende a otras ciudades españolas.
posadadelpeine2El establecimiento de las postas era, en efecto, la respuesta técnica a las exigencias de esas velocidades y a las limitaciones de los motores de sangre. En terreno llano, un caballo al paso hace entre 6 y 7 kilómetros por hora, al trote, entre 12 y 13; y al galope, entre 24 y 25.  Ahora bien, al primer modo de marcha su resistencia física le permite andar nueve o diez horas diarias, mientras que al trote se reduce la andadura a solo tres horas y, al galope, a hora y media; en cuanto la pendiente del camino es del 3 o del 4%, las velocidades pueden disminuir hasta un 50 o 60% de las señaladas en el terreno llano.
Por ello, con un solo caballo y un jinete se podían recorrer al día unos 50 o 60 kilómetros, mientras que con postas podían hacerse 15 o 20 kilómetros diarios que, como término medio, corresponden a las velocidades diarias exigidas en el arrendamiento del servicio de correos de los Austrias a la familia Tassis, encargada del servicio de correos entre España y Flandes.
Franz von Tassis: el creador del concepto de taxi.
Franz von Tassis: el creador del concepto de taxi.
Pero el servicio de postas exige una organización compleja y eficiente: la existencia de posadas donde se disponga de caballo de refresco, las postas, la disposición de personal adiestrado, maestro de postas y postillones, unos que regentan y organizan las posadas y otros que acompañan al correo en otro caballo para devolver a la posta de procedencia los dos caballos, etc. y esta organización la supierón proporcionar los Tassis.
En los primeros años del siglo XVI, las postas estaban al servicio exclusivo del rey, bien para la correspondencia real o bien para facilitar los viajes rápidos de las personas reales y de los altos funcionarios de la casa real.
Los servicios de estafetas se extienden a Andalucía en 1587 y a Aragón en 1610.
carruajemundet

El microscopio

Artículo preparado por Marina Sancho
zacharias-janssen-and-the-invention-of-the-microscope2
Zacharias Janssen (1588-1638)
El microscopio fue desarrollado entre 1590 y 1608 por el holandés Zacharias Jannsen, con la ayuda de su padre Hans. Su familia se dedicaba a la fabricación de lentes.
Sin títuloEl primer microscopio consistía en un tubo de unos 25 cm de largo y 5 cm de diámetro, con una lente convexa en cada uno de sus extremos. Llegaba a una magnificación de x9.
Algunos piensan que la idea original era de Hans Lippershey y otros, que el inventor del microscopio fue realmente Galileo.
En esta época fue considerado más una curiosidad que como un revolucionario avance de la ciencia, como lo conocemos ahora. En 1665, cuando Robert Hooke publicó su libroMicrographia, la gente quedó fascinada por su descripción del mundo microscópico, ya que anteriormente no se sabía que, por ejemplo, las patas de las moscas eran peludas o que las plantas tenían células.
21














Los molinos y la técnica española en la época de El Quijote

Artículo de Jesús Bartolomé Sarsa

Panorama de la tecnología española a finales del siglo XVI y principios del XVII

Aunque el retraso tecnológico que nuestro país experimentó durante el siglo XX nos hace pensar que España siempre ha sido un país en la retaguardia de la tecnología, en el siglo XVI no era así. España, en aquella época, era la nación más poderosa del mundo, por lo que es normal que contara con los mejores avances tecnológicos tanto en energía hidráulica, eólica e incluso máquinas de vapor muy similares a las que un siglo después iniciarían la Revolución Industrial inglesa.
portadaEl primer tratado sistemático sobre hidráulica y su uso en diversos campos es Los Veintiún Libros de Ingenios y Máquinas de Juanelo…, que durante mucho tiempo se pensó obra de Juanelo Turriano, relojero de Carlos IV y Felipe II, autor de una máquina que subía agua desde el Tajo hasta el Alcázar de Toledo. Sin embargo, se ha demostrado que el autor fue un aragonés, probablemente Pedro Juan de Lastanosa. Este aragonés trabajó en hidráulica en Flandes y Nápoles y patentó varios inventos e intervino en las más importantes obras hidráulicas del siglo XVI, como la entonces llamada Acequia Imperial de Aragón, iniciada en la época de Carlos V.
Molino de pesas
Molino de pesas de “Los veintiún ingenios…”
En España se llevaron a cabo verdaderas proezas ingenieriles para la época, como acueductos, canales, puentes, puertos y otros edificios. Destaca Juan de Herrera, arquitecto del Real Ingenio de la Moneda de Segovia e ingeniero del abastecimiento de agua de Valladolid, citado por Cervantes como una de las maravillas de la ciudad.
El inventor Jerónimo de Ayanz redescubrió en esta época una energía completamente nueva: la del vapor. El vapor no se veía entonces como algo productivo o útil, era únicamente una curiosidad que surgía de la máquina de vapor descrita por Herón de Alejandría en el siglo I d.C. Esta máquina consistía en una esfera hueca llena de agua que se calentaba a elevadas temperaturas. el vapor a presión salía pon un orificio, provocando el giro de la esfera.
Jerónimo de Ayanz inventó un método para mantener a un buzo indefinidamente bajo el agua, invento que el propio rey Felipe III comprobó asistiendo a su demostración en el Pisuerga en la ciudad de Valladolid. Miguel de Cervantes pudo haber asistido a este evento, ya que se encontraba en la ciudad en esa época.
El inventor también tenía proyectos de una barca submarina y de una máquina de vapor (que se usó para bombear agua de las minas de Guadalcanal) pero desgraciadamente, el Rey no quiso verlas. Una lástima, ya que su uso posiblemente hubiera iniciado una Revolución Industrial española, y habríamos empezado a modernizar nuestra industria un siglo antes en vez de un siglo después que el resto de Europa.

Molinos de viento en España

En España ha habido molinos de viento desde la Edad Media. En 1330 el Arciprestre de Hita cita una “atahona” en uno de sus versos. Probablemente se trate de un molino movido por animales para producir harina (tahona en castellano moderno).
Existen patentes relacionadas con los molinos de viento desde el siglo XV, de hecho, la más antigua fue concedida por Isabel la Católica a Pedro Azlor, un inventor de un nuevo sistema de molienda en 1478, de las primeras de Europa.
Durante todo el siglo XVI hay constancia de nuevas patentes y privilegios por el uso e invención de molinos. También hay multitud de referencias literarias a estos molinos de viento, como por ejemplo el que se muestra en un manuscrito de 1570 de Francisco Lobato.
Molino de eje vertical
Molino de eje vertical del manuscrito de Francisco Lobato, 1570.
En 1566 Miguel de Ávila inventó un molino de eje vertical que podía funcionar tanto impulsado por el viento como por animales de tiro. Al autor se le concedió un permiso de explotación de su molino de 15 años. La multa por copiar ese modelo de molino durante ese periodo era de diez millones de maravedíes.
Molino
Molino de eje vertical (manuscrito de Francisco Lobato)
Molino Ayanz
Molino de viento inventado por Jerónimo de Ayanz








En 1572 Arsenio Esquilache propuso a Felipe II la instalación de unos molinos de su invención, que podían ser movidos por animales, viento y agua. Este molino se podía utilizar también para extraer agua de los pozos. En esa época los holandeses ya utilizaban la técnica de extraer agua con molinos del suelo para ganarle terreno al mar.
En 1606, Jerónimo de Ayanz obtuvo varias patentes. Una de ellas consistía en un molino compuesto por aspas con formas helicoidales sobre un eje horizontal, que trasmitía su movimiento a la muela por engranajes. Otra era un molino eólico de eje vertical con unos álabes curvos que lo hacían girar, formando una especie de turbina rodeada de una pantalla que se orientaba automáticamente a la dirección del viento.
“¿Qué hubieran dicho Sancho y don Quijote si se hubieran topado con estos extraños antecedentes de los actuales generadores eólicos?”

Conclusión

En el siglo XIX surge (y continúa en el XX y el XXI) la idea de que a los españoles no se nos dan bien las ciencias ni la tecnología. Con el “¡Que inventen ellos!” de Unamuno se considera que sólo somos buenos en la literatura y en las letras. Pero, si miramos atrás en la historia, vemos que esta imagen pesimista no es verdad en absoluto. La poca visión de futuro de los gobiernos, que no apoyaron la máquina de vapor de Ayanz, que crearon instituciones con el fin de hacer ciencia “católica”, o que en los momentos de crisis deciden recortar sus presupuestos, es en buena parte culpable de la ignorancia de nuestro país ante las ciencias y las tecnologías.

Galileo Galilei (1564- 1642)

Blaise Pascal (1623-1662)

Pablo Rubio Montolío

Blaise Pascal (1623-1662)

blaisepascal01m
Nació el 19 de junio de 1623 en el seno de una familia noble en Clermont (Francia) y murió en Paris el 19 de agosto de 1662. Fue escritor, matemático, físico y filosofo cristiano.
Su padre, Étienne Pascal, fue magistrado y juez de la oficina de recaudación tributaria de Auvernia en Clermont, aunque también fue un importante matemático, y su madre Antoinette Begon provenía de una familia burguesa de comerciantes, murió cuando Pascal tenía tres años. Tenía dos hermanas Gilberte y Jaqueline.

Nicolás Copérnico (1473-1543)

Sergio Romero

nicolascopernico

Biografía

Copérnico era matemático, astrónomo, jurista, físico, clérigo católico romano, gobernador, líder militar, diplomático y economista.
Nació en el seno de una rica familia de comerciantes.
En 1491 Copérnico ingresó en la Universidad de Cracovia, siguiendo las indicaciones de su tío y tutor. En 1496 pasó a Italia para completar su formación en Bolonia, donde cursó derecho canónico y recibió la influencia del humanismo italiano; el estudio de los clásicos, revivido por este movimiento cultural, resultó más tarde decisivo en la elaboración de la obra astronómica de Copérnico.
Falleció el 24 de mayo de 1543 en Frombork, Polonia.

La teoría heliocéntrica

275px-Heliocentric
Las observaciones telescópicas de Galileo (1564-1642) conducían al descubrimiento que confirmaban que la tierra giraba alrededor del sol. Antes de terminar el siglo, Isaac Newton (1642-1727) publicaba los Principios matemáticos de la filosofía natural (1687), con su cuarta ley sobre el movimiento, la ley de la gravitación universal: el heliocentrismo copernicano había llevado a la fundación de la física clásica, que daba cumplida explicación de los fenómenos terrestres y celestes.
Las profundas implicaciones del nuevo sistema alcanzaban así a la metodología científica en su conjunto, y también a la mentalidad y a las convicciones religiosas y filosóficas de toda una época.

William Gilbert (1544-1603)

Lucía Izaguirre
William_Gilbert_45626i
William Gilbert fue un físico y médico inglés nacido en Colchester (Inglaterra) el 24 de mayo de 1544 y que murió en Londres el 10 de diciembre de 1603, víctima de la peste.
Fue uno de los primeros cosmólogos de la era moderna en realizar experimentos con la electrostática, el magnetismo, y dio avances en la termodinámica realizando incontables experimentos.
Definió el término de fuerza eléctrica (el fenómeno de atracción que se producía al frotar ciertas sustancias).
A través de sus experiencias clasificó los materiales en conductores y aislantes e ideó el primer electroscopio, instrumento que se utiliza para ver si un cuerpo está cargado eléctricamente.
Descubrió la imantación y observó que la máxima atracción ejercida por los imanes sobre trozos de hierro se realiza en los llamados “polos de imán” y que al aplicar calor a un imán, este pierde sus fuerzas magnéticas.
Aparte, construyó con fines experimentales, un pequeño globo magnético llamada Terrellapequeña Tierra (esfera de magnetita) que mostraba la orientación de la aguja magnética de las brújulas en la dirección de los polos y explicaba la variación de la declinación en función de la posición de la brújula. En un punto de la esfera había un máximo de atracción de un extremo de la aguja y en el punto opuesto un máximo de atracción del otro extremo.
Este comportamiento era similar al de las agujas de la brújula en los distintos puntos de la Tierra, con eso concluyó que la Tierra se comporta como un gran imán.
El intento de Gilbert de hacer a las fuerzas magnéticas responsables del movimiento de los planetas en torno al Sol, fracasó y pasaría medio siglo hasta que Newton explicara este movimiento por las fuerzas de gravitación universal.

Johannes Kepler (1571-1630)

Miguel Servet (1511- 1553)       Sandra Ortín

Michael_Servetus
Miguel Servet nació en Huesca, Aragón nació el 29 de septiembre de 1511 y falleció en Ginebra el 27 de octubre de 1553 , fue un teólogo y científico español muy importante en el siglo XVI
Sus materias eran : astronomía, meteorología. Geografía, jurisprudencia, teología, física y el estudio de la Biblia, matemáticas, anatomía y medicina.
En 1537 se matriculó en la Universidad de París para estudiar medicina, pero un tratado de astrología en el que defendía la influencia de las estrellas en la salud humana lo enfrentó a la comunidad médica profesional. Su amistad personal con el arzobispo de Vienne le permitió entrar a su servicio como médico personal.
Estudió medicina en las universidades de París y Montpellier, teología en Leuven y derecho en la universidad de Toulouse. En 1540 empezó a practicar la medicina en Vienne, Francia donde ejerció de médico personal del arzobispo. Fue el primero en descubrir la circulación pulmonar que publico poco antes de su muerte en 1553.
A pesar de que seguía considerándose católico , aunque solo fuera de nombre, describió su herética oposición al concepto de Trinidad, y visitó Ginebra la ciudad teocrática. Una vez allí fue arrestado , acusado de herejía y blasfemia contra el cristianismo y quemado en la hoguera el 27 de octubre de 1553.

Miguel Servet, historia de un fugitivo de Fernando Martínez Laínez 

Libertatem measervet2m mecum porto[1] fue el emblema que Servet eligió en su edición de la Biblia de Santes Pagnini. Se trata de un emblema renacentista de la libertad de pensamiento que encaja perfectamente con la trayectoria vital de Miguel Servet, ya que relaciona dos aspectos básicos de su biografía: por una parte, la defensa de la libertad de conciencia y de expresión, aunque conlleve la persecución, el hostigamiento e incluso el violento final, y por otra, la vida entendida como un viaje perpetuo en busca de la verdad.
9788484602705La vida de Miguel Servet, tal como nos la presenta Fernando Martínez Laínez [2], constituye, de este modo, una búsqueda casi suicida de la verdad que, paradójicamente, y debido a las persecuciones a las que se ve sometido desde su juventud, ha de sostenerse en un gran número de ocultaciones y falsedades. Servet parte en busca de la verdad y no teme nada; sin embargo, él mismo ha de mentir, ocultarse, inventarse otro yo para sobrevivir. El precio de su libertad de pensar y decir lo que piensa es su identidad. Los sucesivos cambios de nombre que debe asumir a lo largo de su vida para no ser descubierto acreditan esta construcción identitaria propia del perseguido que debe mostrar ante los demás una imagen que no corresponde a su verdadera naturaleza. En este sentido, el apodo familiar Revés es bellamente sugerente del juego de espejos que configura la creación de esa invención que es Miguel Servet, que partirá del Serveto original al afrancesado Servet, pasando por distintas máscaras (Michel de Villeneuve; Vilanovanus…).
Miguel Servet sostiene ante los demás una ficción que funciona como cortina de humo tras la que ocultarse y que resulta tan efectiva que incluso alguien como Quintana, con quien viajó por España, Italia y Alemania, siendo testigo de las disputas teológicas de la época, se ve sorprendido al descubrir en su joven paje al autor de una obra incendiaria, Siete libros sobre los errores de la Trinidad, que va a granjearle intensas enemistades y graves problemas.
En este espacio entre lo que es y lo que aparenta, el hueco tras la máscara, es donde Miguel Servet desarrolla su auténtica personalidad, una personalidad forjada en el ansia de saber y la pasión por la polémica, que le lleva a viajar por toda Europa con intención de discutir con los grandes teólogos de la época. Así, un joven que aparentemente no es más que un estudiante de Leyes buscará contrastar sus opiniones y sus convicciones cada vez más heterodoxas con las mejores mentes de la Reforma: viajará a Estrasburgo y Basilea con la intención de conversar con el mismo Erasmo de Rotterdam, encuentro que finalmente no tuvo lugar. En Basilea, el joven Servet se presenta ante Ecolampadio, cabeza de la reforma protestante, quien, escandalizado ante las ideas de este joven “altanero, orgulloso y disputador”, lo denuncia a Zwinglio y lo hace huir a Estrasburgo.
La publicación de su primera obra, los Siete libros sobre los errores de la Trinidad, lo lanza a la palestra de las discusiones teológicas del más alto nivel y lo pone en el punto de mira tanto de la iglesia protestante como de la católica, cuyos brazos seculares se movilizan para atajar el efecto que pudieran tener las ideas de Servet entre los fieles. En cierta manera, los protestantes habían abierto la puerta al libre examen y a la libre interpretación y Servet no hacía más que llevar al extremo tal propuesta. Mostraba ante todos su propia interpretación de la Biblia y se avenía a discutirla con argumentos basados en la razón, pero obtuvo como respuesta las amenazas y la violencia. El propio Servet, convencido de la verdad de sus razonamientos, distribuyó el libro por toda Europa, y, pese al escándalo que generó la obra, continuó avivando la polémica con la publicación de losDos libros de diálogos sobre la Trinidad. Servet, con un gesto entre incauto y desafiante, puso su nombre completo en la portada de ambos libros. Se convertía así en un blanco fácil y su actitud determinó la creación de su primera máscara: en adelante, ya nunca podrá volver a usar su verdadero nombre.
A partir de este momento, Servet vive una existencia de fugitivo nicodemita, un creyente que ante la persecución debe ocultar sus creencias religiosas por miedo a ser descubierto. Oculto bajo su nueva identidad, Miguel Servet estudia medicina y geografía en la Universidad de París y se doctora en la de Montpellier, realiza una brillante edición de laGeografía de Ptolomeo, publica una exitosa obra titulada Explicación universal de los jarabes, se interesa por la astrología como vínculo entre el microcosmos del hombre y el macrocosmos del universo, así como por su aplicación en la medicina y se adentra en los procelosos territorios de la astrología predictiva o judiciaria, prácticas que defiende en suDiscurso en pro de la astrología.
No obstante, el espacio tras la máscara es estrecho y Servet no puede evitar que en más de una ocasión su verdadera naturaleza salga a la luz. Por ello no podrá soslayar, mientras se oculta con nombre falso entre los estudiantes de París, la disputa con Calvino, cuya enemistad será fatal para el joven aragonés. Del mismo modo que, más adelante, en el periodo más tranquilo y feliz de su vida, en Viena del Delfinado, cuando, ya médico, ejerce como tal bajo el amparo del arzobispo Palmier y se encuentra confortablemente protegido por su nombre falso y su nacionalidad francesa, le resultará imposible rehuir la necesidad imperiosa de dar a conocer sus convicciones y creencias con el ingenuo afán de que si sus interlocutores no son capaces de rebatirlas, las acabarán aceptando.
La publicación de la Restitución del Cristianismo ¾obra en la que se encuentra la descripción pormenorizada de su descubrimiento de la circulación pulmonar de la sangre¾ muestra una sorprendente mezcla de cautela y temeridad: todas las prevenciones hechas en la impresión resultan inútiles ante el envío de un ejemplar de la obra a Calvino y la insistencia de Servet en mantener correspondencia con el reformista, que no tarda en descubrir a su enemigo bajo las siglas M.S.V.
La denuncia no se hace esperar y con ella el apresamiento y la cárcel, primero en Viena del Delfinado y, tras una rocambolesca huida, en Ginebra donde, incomprensiblemente, aparece Servet que es reconocido y denunciado. En los primeros interrogatorios de Viena, Servet intenta mantener en pie la falsa identidad tras la que se ha parapetado todos estos años, pero, tras su detención en Ginegra, parece que Servet, hastiado de su máscara, se enfrenta a cara descubierta a sus enemigos. Los interrogatorios son extenuantes y las condiciones en las que mantienen al prisionero son, como él mismo denuncia, inhumanas. Finalmente, las intrigas y malevolencias de Calvino consiguen la condena por dos cargos: su rechazo a la Trinidad y al bautismo infantil, aunque la verdadera razón de su condena parece deberse al terror de Calvino a que las doctrinas de Servet se extendieran por las iglesias reformadas.
Miguel Servet fue condenado a morir en la hoguera el día 27 de octubre de 1553. No se le ahorraron ni humillaciones ni sufrimientos, pero ni siquiera en medio de la horrible agonía de su muerte pudieron conseguir que se retractase de sus ideas. Él mismo escribió en las respuestas a los ataques de los pastores protestantes durante el proceso de Ginebra: “In causa tam justa sum constans, et mortem nihil formido”.

Principales principios y teoremas

Diapositiva1Diapositiva2Diapositiva3






No hay comentarios:

Publicar un comentario