Páginas vistas en total

viernes, 28 de abril de 2017

MAPAS TALLADOS POR LOS INUIT (XVI)


Los mapas táctiles tridimensionales de Groenlandia tallados en madera por los inuit desde el siglo XVI

Resultado de imagen



Tres piezas de madera talladas, que representan las costas de Groenlandia, son los únicos ejemplos que se conservan de cartografía táctil creadas por los inuit entre los siglos XVI y XIX.


Posiblemente este tipo de mapas comenzaron a usarse por las comunidades inuit en siglos anteriores, pero los historiadores solo han podido seguirles la pista hasta el XVI. 
Su gran ventaja es que permitían ser consultados en condiciones de oscuridad o poca luz, algo que en latitudes como la groenlandesa se prolonga durante varios meses al año.
Las tres piezas son conocidas como los mapas de madera de Ammassalik, una región del sureste de Groenlandia, donde estos mapas tridimensionales fueron obtenidos entre 1883 y 1885 por el explorador danés Gustav Holm.
Holm ya había estado en Groenlandia nueve años antes, en 1876, formando parte de la expedición del geólogo Knud Steenstrup que recogió importantes muestras de plantas fósiles del Mioceno en el sur de la isla.
En 1883 regresó para explorar la costa sureste, ahora ya como director de la Expedición Umiak, llamada así porque emplearon un tipo de embarcaciones tradicionales de los inuit para el transporte denominadas umiak (barcos de mujeres), por oposición a kayak (barcos de hombres).
La región, a la que dió el nombre de Tierra del Rey Cristián IX, el soberano danés en aquel momento, está plagada de fiordos y pequeñas islas, entre ellas la de Ammassalik donde hoy se asienta la mayor población de la costa este groenlandesa, Tasiilaq.




La costa groenlandesa en la región de Ammassalik / foto Michael Haferkamp en Wikimedia Commons

Holm encontró, a lo largo de los dos años que duró la expedición, once comunidades inuit desconocidas hasta la fecha que sumaban 431 habitantes, así como cinco grandes fiordos, entre otros descubrimientos menores. Todo ello le valió el reconocimiento de varias sociedades geográficas europeas así como la Orden del Mérito en su país. En 1889 publicaría dos libros dando cuenta de todo ello, y posteriormente otro sobre los pueblos inuit de la zona: The Ammassalik Eskimo.
Pero quizá los objetos más sorprendentes que Holm llevó a Dinamarca son los tres mapas tridimensionales que representan partes de la costa groenlandesa en torno a las coordenadas 66ºN 36ºW.




Foto: Follow the Yellow Bricks

Se los vendió un inuit de Umivik, llamado Kunit, que los había tallado personalmente. Umivik era una de esas comunidades que hasta el momento nunca habían tenido contacto con occidentales. Estaba situada en la costa oeste de la isla de Apusiaajik y formada por apenas 19 personas en el momento del encuentro con los daneses. Hoy tanto el asentamiento, en ruinas, como toda la isla están completamente deshabitados.
Los mapas representan la costa entre Sermiligaaq y Kangerdlugsuatsiak, y la península entre la primera y Kangertivartikajik, como una línea contínua a ambos lados de la pieza. Para permitir la consulta táctil en la oscuridad los contornos están exagerados, de modo que el navegante podía ir palpándolos a ciegas con los dedos para reconocer la forma de la costa . Normalmente los llevaban guardados bajo la ropa, por el frío y para evitar su pérdida, aunque al ser de madera flotaban y eran fácilmente recuperables.
A su regreso a Dinamarca Holm donó las piezas al Museo Nacional de Copenhague, desde donde se enviaron copias al Museo Etnográfico del Trocadero en París. En algún momento de finales de la década de 1960 los originales fueron transferidos al Museo Nacional de Groenlandia en la capital Nuuk, recién inaugurado.




Correspondencias de los mapas tridimensionales / foto The Decolonial Atlas

No existe ningún otro ejemplo conocido de cartografía inuit en madera, salvo un ejemplar conservado en el museo de la Universidad de Michigan, que según afirman David Woodward y Malcolm Lewis en su estudio sobre historia de la cartografía, se trata de una copia de uno de los trabajos del propio Kunit.
A pesar de lo abstracto de estas representaciones cartográficas inuit, un artículo publicado en abril de 1990 en la revista Geography Review titulado A Cultural Interpretation of Inuit Map Accuracy cita varios exploradores europeos que se sorprendieron de su exactitud y precisión, así como de la habilidad de los inuit para representar rasgos sutiles incluso en los más desconocidos paisajes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario